Almacenamiento de la Cocoa en Polvo

En seguida se enlistan los factores que deben considerarse para el almacenamiento correcto de la cocoa en polvo:

La humedad del aire debe controlarse por debajo del 50% para prevenir que la cocoa absorba humedad, ya que esto provoca el crecimiento de hongos y bacterias.

La presión puede provocar el apelmazamiento de la cocoa en polvo, así que debe evitarse que el entarimado de sacos de cocoa no se estiben demasiado alto. La cocoa en polvo contiene un cierto porcentaje de grasa, por lo que puede absorber fácilmente olores del ambiente; de tal forma, debe evitarse almacenar la cocoa en polvo en lugares en los cuales se resguarden substancias que tengan olores fuertes.

Las variaciones de temperatura también deben evitarse, ya que la grasa podría fundirse de manera parcial en condiciones de temperatura templada o más elevada y cristalizarse al bajar de nuevo la temperatura. También las variaciones en temperatura pueden provocar condensación, y eso a su vez promueve el crecimiento de hongos. Se recomienda una temperatura entre 15° y 18°, y no más de 20°.

El riesgo de combustión espontánea de la cocoa en polvo inicia aproximadamente a partir de los 165°.

El riesgo de explosión del polvo de la cocoa inicia aproximadamente en 40 g. de polvo por metro cúbico de aire.