Nacimiento del Cacao

El primer encuentro europeo con el cacao tuvo lugar cuando Cristobal Colón se topó con una gran canoa comercial maya que llevaba granos de cacao.

Los invasores españoles obtuvieron su primer conocimiento real del cacao no de los aztecas sino de los mayas de la Península de Yucatán y de América Central.

Las investigaciones demuestran que los mayas, mil años antes de que los españoles desembarcasen en sus costas, estaban escribiendo esa misma palabra en vasijas de cerámica utilizadas en la preparación de chocolate para sus dirigentes y nobles.

Tres milenios atrás, la primera civilización de América, la cultura olmeca surgió en la costa del Golfo de México hacia el año 1500 A. C. Se apagó hacia el año 400 A. C. La única fuente de datos de esta cultura es la linguística histórica, y según ésta los olmecas fueron los primeros en domesticar la planta de cacao.

La civilización maya floreció entre el año 250 y el 900 D. C. Entre las cosas sobre las que escribieron está el cacao. Sólo cuatro libros han sobrevivido hasta ahora y todos corresponden al periodo Posclásico (previo a la conquista española). En uno de estos libros, el Códice Dresde, se pueden ver dioses sentados sosteniendo frutos de cacao o platos rebosantes de granos de cacao. El texto escrito encima de cada deidad afirma que lo que tiene en la mano es su cacao. El cacao también aparece en el Código Madrid. En una escena aparece un dios tomando ramas de cacaotero.

Existe evidencia literaria del uso del cacao por los mayas (periodo Clásico) proveniente del Petén, en el norte de Guatemala, donde el cacao casi nunca o nunca se cultivaba. Una fuente probable de este cacao era la llanura costera de Guatemala y Chiapas sobre el Pacífico.

La zona de la Chontalpa, en el este de Tabasco, era la tierra de los mayas chontales que se enriquecieron con sus plantaciones de cacao increíblemente productivas.

Los mayas fueron derrotados por los toltecas, raza de superhombres, supremamente hábiles y dotados para las artes. Se sabe que ellos fueron los que transmitieron a la civilización azteca que habría de remplazarlos como poder dominante en el México central.

Muchos libros sobre el chocolate mencionan el uso de granos de cacao como moneda entre los aztecas, pero no suelen señalar que esta costumbre se encontraba en toda el área maya.

En la actualidad, los mayas lacandones cultivan su propio cacao, y con él preparan dos tipos de bebidas, una para el consumo común y la otra como ofrenda para sus dioses.

En conclusión, el chocolate y el notable árbol del cual se deriva no fueron invención de los aztecas como pretenden hacernos creer la mayor parte de los libros sobre el tema, sino de los admirables mayas y sus lejanos predecesores, los olmecas. Fueron los mayas los que le enseñaron al Viejo Mundo cómo beber chocolate, y quienes nos dieron la palabra cacao.